¿Problemas para dormir?

La noche es ese momento especial donde todos los pensamientos recurren a ti, y, por desgracia, no todos los buenos. Grandes artistas, escritores y filósofos se han refugiado en su oscuridad para sacar lo mejor de ellos. O, al menos, eso pensaban.

insomnio
Photo

Son muchas las personas que sufren de insomnio o de dificultad para dormir. A veces son simplemente malos hábitos, otras, las arrastran problemas que llevan muy profundo. Las hay que no pueden dormir porque no paran de pensar en la comida que hay en casa; otras imaginan que les ocurren cosas horribles a ellas o a sus seres queridos, montándose una película desagradable y, en ocasiones, muy violenta; otras piensan que simplemente no pueden dormir, les molesta cualquier ruido, se centran en su propio latido, y empeora si sufren de acúfenos, hasta que van sintiendo ansiedad, piensan en otras cosas que les da más ansiedad, y aumenta, y oyen su respiración, se ponen nerviosos, y enloquecen.

Pueden ser muchas cosas, pero no siempre tiene por qué ser así. La mayoría de las veces suele ser por malos hábitos que, al sufrir esa persona de ansiedad o tener alguna angustia, se suma a ello. Cuando alguien va al médico es lo que le suele decir, que tiene que evitar siestas y ponerse un horario estricto para dormir y levantarse, y el afectado siente que no puede, lo intenta, pero o no duerme o cae fulminado a horas que no debería.

Por muchos años he sido una de esas personas, pero ya no. Ahora sé cómo evitarlo.

Lo que daré a continuación son consejos prácticos que puede ofrecer cualquier médico o neurólogo, y que se pueden encontrar en muchas páginas web. Si se sufre un problema severo para conciliar el sueño deben aplicarse a rajatabla durante un tiempo, y esto pueden ser semanas, meses… Lo que cada uno necesite.

  • Levantarse y acostarse a la misma hora, incluidos los fines de semana y vacaciones

SÍ, estás cansado de que te lo digan, pero es muy importante. Se comprende que si sales en fin de semana es algo complicado, pero no te pases el domingo entero haciendo el manta.

Parte de la hora en que te tengas que levantar(cuando vayas a estudiar, trabajar, o, si no tienes ninguna en este momento, aplícatela temprano), y cuenta las horas que necesitas para tener un descanso reparador(unas ocho horas, normalmente).

  • Evitar la siesta

Si está en tu mano, aléjate de ella todo lo posible; ocupa tu tiempo. En caso de realmente necesitarla, disminuye su duración a no más de 20-30 minutos. Utiliza un despertador o avisa a alguien para que te despierte en caso de que sea necesario; no confíes en que despertarás solo.

  • Exponerse a luz solar

Al levantarte, aconsejo beber un buen vaso de agua(agua caliente si sufres de estreñimiento, y agua con el zumo de medio limón si sufres problemas articulares), y desayunar antes de que pase una hora desde que te levantaste. Si tienes tiempo, antes, de camino a, o después de desayunar, sal a la calle y pasea al menos diez minutos bajo el sol. Es importante para el cuerpo hacer esta asociación. En caso de no tener tiempo para ello por la mañana, que sea a otra hora(recuerda utilizar protector solar en caso de que fuera necesario).

  • Ejercicio físico al menos 1 hora al día

Todos sabemos lo importante que es. No hace falta que hagas nada “extremo”, puede ser algo muy suave, pero que sea, a poder ser, preferentemente en la tarde y con luz solar, y al menos tres horas antes de ir a dormir.

  • Estar activo

Si hay alguna actividad que te pueda provocar somnolencia, como ver mucho rato la televisión, leer, etc., detenla y empieza otra actividad que pueda despejarte.

  • Garantizar un ambiente cómodo para dormir

Es importante que la habitación destinada para ello esté preparada, que sea agradable y tranquila, bien ventilada, con una temperatura adecuada… Alfombras y cortinas ayudan a disminuir los sonidos y dan al ambiente la oscuridad necesaria para favorecer el reposo.

  • Hábitos saludables para relajarse antes de ir a la cama

– Evita el alcohol, la nicotina y estimulantes a última hora de la tarde y por la noche.

– Cenar al menos dos horas antes de acostarte, y evitar las cenas copiosas.

– No tomar antes de acostarse chocolate, grandes cantidades de azúcar ni líquidos en exceso.

En caso de despertar a mitad de la noche, no comer nada.

Evitar realizar ejercicio físico o utilizar el ordenador, el móvil y otros aparatos con pantalla las dos horas previas al sueño nocturno. También trata de evitar luces demasiado luminosas.

– Para relajarte, puedes tomar previamente un baño o una ducha con agua templada, escuchar música tranquila, dibujar, etc.

La cama debe ser sólo para dormir y para tener sexo, nada más. Ni para leer, ni para escuchar música, ni para ver la tele, ni estar con el móvil… NO.

– Si transcurrida media hora no se consigue conciliar el sueño, es mejor abandonar la cama y retomar lo que se estaba haciendo antes de acostarse. Volver a intentarlo más tarde.

bebé durmiendo
Photo

Son consejos para todo el mundo, pero no la solución para todos. A veces se necesita una ayuda adicional, como la toma de melatonina dos horas antes de acostarse o relajantes. Sin embargo, deben ser prescritas por un médico tras una evaluación. Si tras un tiempo estos consejos siguen sin funcionarte o el problema viene de algo más profundo, habla con tu médico.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *