Test ADN de ancestros: ¿Funcionan?

Quiénes somos y de dónde venimos es algo que la humanidad se pregunta desde siempre. Hoy en día la tecnología ha avanzado lo suficiente para responder, en parte, a esas preguntas. Hay personas que no les interesa los pasos de sus antepasados, sino los suyos propios, y hay otras, como yo, cuya curiosidad es demasiado fuerte y buscan todas las formas posibles de averiguarlo. Hace un par de años empezó el boom de los tests de ADN para descubrir nuestros orígenes, y YouTube es una muestra de ello. Muchísimas personas empezaron a subir vídeos de Ancestry y 23andme, pero la que mejor jugó con su promoción fue sin duda My Heritage.

Como buena esclava del consumismo que soy, no pude evitar realizar este test no sólo a mí, sino también a mi familia y allegados, y no solamente en una compañía: quería probar las diferencias entre ellas y saber hasta qué punto son fiables estas empresas millonarias. ¿Hay verdad en sus resultados, o solamente juegan con las ilusiones de la gente?

Cada vez existen más empresas que se dedican a vender kits de ADN de salud y de ancestros, principalmente, y cuando vas a hacerte una prueba por primera vez contrastas información entre ellas, sacando poco en claro. Te prometen que con su prueba sabrás totalmente qué te forma y en qué porcentaje, olvidando mencionar de que eso es algo, a día de hoy, imposible. Hemos avanzado en este campo y sabemos cosas que antes sólo podíamos soñar, pero no hemos avanzado lo suficiente como para poder transcribir toda nuestra carga genética y los lugares que, supuestamente, quedaron impregnados en nuestros antepasados.

¿Quiere decir eso que estas compañías nos están mintiendo? No necesariamente, pero sí omiten y fragmentan la verdad.

Cada compañía tiene una cantidad distinta de registros en los que se basa para poder ubicar a cada cliente, lo cual hace que cada empresa tenga unos parámetros que, si bien pueden parecerse en algunos aspectos, en otros pueden ser completamente diferentes. Y es que aunque actualmente no hay suficientes registros de ADN como para asegurar exactamente de dónde venimos, sí disponemos de ellos a grandes rasgos  como para ubicar vagamente la zona (norte, sur, este u oeste de Europa, por ejemplo), pero al ser eso demasiado ambiguo, estas empresas se arriesgan y apuestan por unas respuestas más elaboradas. A todo esto, debemos tener en cuenta de que lo que conocemos realmente de nuestro genoma es una ínfima parte de lo que somos, así que estos test sí nos dicen algo de nosotros mismos, una pequeñísima parte y, aunque podemos tomar estos resultados como referencias y para hacernos una ligera idea, no es aconsejable creerlos ciegamente, sobre todo cuando los porcentajes son bajos.

La prueba se realiza exactamente de la misma forma en todas las compañías que mencionaré:

  1. Realizar la compra online.
  2. En cosa de dos semanas llega un paquete a casa con el kit necesario, que son dos isotopos para frotar el interior de las mejillas y después insertarlos en dos frasquitos que vienen junto a éstos. Antes de realizar la prueba es necesario haberse lavado bien los dientes y usado enjuague bucal una hora antes, así como evitar comer y beber líquidos, incluido agua. Todo esto vendrá muy bien explicado en un folio que irá dentro del paquete.
  3. Es necesario activar el código del kit para poder vincularlo a tu cuenta.
  4. Enviar por correo herméticamente cerrado, en las condiciones indicadas.
  5. Entre tres y cuatro semanas avisarán por correo electrónico de que los resultados ya están disponibles.

 

Dicho esto y tras haber aplastado las ilusiones de algunos, pasaré a comparar los resultados de ADN de mi padre en tres compañías diferentes. Le he elegido a él, más que nada, porque los demás no pasamos de solamente dos compañías.

 

 

Family Tree DNA

Lo cierto es que mi primera opción fue Ancestry, pero no es posible adquirirlo en España (por Amazon pueden vender algunos kits, sólo tendrás que vender medio riñón para conseguirlo), así que mi padre eligió ésta a dedo.

¿Qué nos ofrece esta compañía?

Para empezar, nos ofrece un mapa con nuestros antiguos orígenes europeos:


Al entrar en éste podemos apreciar los movimientos migratorios de cada tipo, teniendo en cuenta los descubrimientos arqueológicos en los que se basan, que también son indicados en dicho mapa.

 

Y, por supuesto, porcentajes sobre su procedencia, esta vez más cercana:

La compañía ofrece más servicios, como el seguimiento de tu ascendencia paterna o materna a través del Y-DNA o X-DNA, que sólo serán aplicables según quién se haga la prueba, hombre o mujer. Pero lo que más nos importaba era el mapa anterior. Si clickamos en cada origen podremos ver una breve explicación histórica sobre qué pueblos invadieron la zona, etc. Hasta aquí bien, nada parece fuera de lugar y tampoco es muy conciso con sus resultados.

Algo bueno de esta empresa es que, si lo deseas, puedes descargar tus datos en crudo y ello te permitirá utilizarlos en otras compañías de test de ADN o incluso en páginas web dedicadas a su estudio.  También tienes la opción de hacer (gratuitamente) tu árbol genealógico, aunque no es muy diferente de otros que podríamos encontrar en páginas como Family Search

 

My Heritage

Esta empresa, en mi opinión, ha sabido manejar muy bien el tema del marketing, y al tener un precio más asequible que la competencia (por lo menos, hace un par de años) ha sido un éxito. Si entráis en su página web veréis que pone que quedan pocos días para que termine su oferta y que en vez de 79 € tiene un precio de unos 59 €. Ni caso, SIEMPRE está «de oferta». Por ese lado, un timo como una casa y desconfianza total. La verdadera oferta es cuando baja de los 50 €, es decir, cuando se alinean los planetas. 

Como en la anterior compañía, hace una estimación de ese pequeño porcentaje de ADN que a grandes rasgos podemos descifrar y te pone un pequeño contexto histórico en cada etnia, bastante acertado también. Cuando accedemos a los resultados podemos ver varios apartados:

  • General, que como su nombre indica, es un resumen.
  • Estimación Étnica, donde están nuestros resultados.
  • Coincidencias de ADN, donde nos saldrán cientos de primos terceros – quintos. Obviamente, la gran mayoría de estas personas no estarán realmente emparentadas con nosotros, simplemente coincide vagamente porque somos la misma especie. Pero ojo, eso no significa que no se pueda encontrar realmente familia, ya que en este caso sí es una buena herramienta para ello. Lo digo por experiencia propia.
  • Herramientas, donde, por el momento, disponen de un buscador de cromosomas, un mapa étnico y un soporte para agrupaciones automáticas. 

A parte, My Heritage ha incluido un test de salud entre sus servicios que, ¡sorpresa!, también está siempre de oferta. No puedo decir qué tal funciona porque no lo hemos probado.

Pero lo más importante de My Heritage y que realmente me ha ayudado muchísimo, es su opción de árbol genealógico, mucho más completa, sencilla e intuitiva que en otras plataformas y en el que se pueden añadir hasta 250 personas de forma gratuita. Además, cuenta con un apartado de investigación para ayudarte a encontrar documentación de tus familiares o allegados. Eso sí, para acceder se debe pagar anualmente la friolera de 224,36 € (unos 158 € el primer año). Si lo que te interesa es la genealogía y saber todo lo posible, te recomiendo el servicio, ya que te avisará de coincidencias de personas de otros árboles con las que estén en el tuyo y podrás comprobar si se trata de la misma persona y, en caso de serlo, te puede ayudar a obtener más información. Si no quieres pagar ese servicio pero te pica la curiosidad, que sepas que la mayoría de registros que manejan provienen de Family Search y los puedes obtener gratuitamente. 

Además, al igual que en la anterior, puedes descargar tus resultados crudos.

Pero vayamos a lo que nos atañe, que es la comparativa de resultados del test de ancestros: 

¿Notáis algún ligero cambio respecto a los de Family Tree DNA? No contenta con el resultado, quise respuestas, y éstas son las que obtuve:

Es curioso que diga eso teniendo en cuenta de que Family Tree DNA y My Heritage son amiguis, pero aquí mejor me callo, no vaya a ser que al final necesite un abogado.
Por parte de My Heritage, trataron casi todas mis dudas por teléfono, y no caí en ese momento en grabar ninguna de las conversaciones, así que no puedo realmente demostrar qué dijeron, pero básicamente lo mismo que FTDNA, aunque se notaba cierta controversia en su explicación. 

Algo que se me quedó grabado a fuego fue una explicación que me dieron respecto a los porcentajes pequeños. Aunque en el caso de mi padre no existe ese problema, sí lo percibí en cinco de los siete test que utilizamos (lo sé, lo sé, la casa por la ventana…). Por ejemplo, en mis resultados consta un 1,5 % norafricano. Teniendo en cuenta de la cercanía con la Península Ibérica, no parece nada extraño, pero resulta que nadie más de mi familia tenía ese resultado, así que pregunté tanto por ése como por otros extraños pequeños porcentajes, y lo que me dijo, aunque no lo recuerde textualmente, fue:

«A más pequeño es el porcentaje, más difícil es de ubicar en una etnia, ya que tiene menos marcadores. En los casos de los porcentajes muy pequeños, normalmente igual o menor a un 2%, la máquina que se encarga de hacer estas asociaciones da error, entonces coge ese error y lo ubica donde cree que puede pertenecer, pero no es un resultado real. Puede dar cualquier etnia erróneamente, pero por algún motivo las más comunes que da son la de judío Askenazí, norafricano y nigeriano. Claro que existe la remota posibilidad de que sea cierto lo que sale, pero no es lo corriente. En casos donde el porcentaje es pequeño, incluso quizá hasta 5%, es necesario utilizar el sentido común y mirar en la historia para verificar que ese movimiento migratorio fuera posible.«

En otras palabras: 

No solamente omiten que los resultados se basan en una parte pequeñííísima de nuestro ADN y no en todo, al igual que hacen TODAS las compañías que se dedican a este negocio, ni que los resultados no muy elevados pueden llegar a ser menos exactos, si no que además no dan ninguna clase de advertencia del error que da su máquina con los porcentajes más pequeños, dándolos por válidos a los usuarios y creándoles unas creencias totalmente falsas. Solamente tenéis que daros un paseo por los innumerables vídeos de YouTube donde muchísima gente se sorprende de éstos pequeños porcentajes y, por algún motivo, los acoge con más ilusión y aún más propios que los resultados más obvios. ¿Que tienen una reacción exagerada para los resultados más insignificantes? Puede ser, pero aún así se basan en una mentira. Y, aunque no me lo dijeron directamente, de alguna manera me dieron a entender de que no era la única compañía a la que le ocurría este tipo de errores. 

No me arrepiento de haber comprado estos kits porque me han ayudado a trabajar mi genealogía, pero me parece bastante aberrante muchos aspectos de estas compañías.
Y todavía no hemos terminado.

 

24Genetics

Esta compañía, con sucursal en España, se jacta de ser la mayor empresa europea de test genéticos de prevención y ancestros, así como la que tiene más variedad en sus resultados para ofrecer al consumidor y que está considerado como el más completo del mercado.

Ofrece diferentes test genéticos, dependiendo de tus intereses: de salud, farmacológico, nutrigenética, para el deporte, de la piel, de ‘talento y personalidad’ (descubre tus talentos y cómo eres por solo 199 €, ¡ofertaza!)… y finalmente, el que nos interesa, el de ancestros. Su precio es de 149 €, pero lo curioso es que, si quieres hacerte cualquiera de los otros test, se incluye gratuitamente el de ancestros, así que pedí un pack del test de salud + ancestros por 199 €. Ya que iba a desembolsar una gran cantidad, prefería pagar un poco más y que por lo menos fuera un 2×1, o que me engañara pensándolo para no sentirme tan culpable. 

Sobre el test de salud, decir que me pareció bastante acertado, ya que padezco varios problemas que señala con un alto porcentaje. No tengo mucho que decir en este aspecto ni tampoco otro test con el que comparar.

Con el de ancestros, sin embargo, sí hay mucho que decir. Al recibir mis resultados, quedé asombrada de ver que habían porcentajes de cada país y cada comunidad autónoma o región de dentro de éste, muy muy completo, y de verdad que da la sensación de ser el mejor test de ADN que existe, quedándote con una gran satisfacción dentro. Sin embargo, no me cuadraban algunas cosas, y ya tenía la mosca detrás de la oreja, sobre todo tras haber experimentado con otras compañías. Los pobres que estuvieran en atención al cliente (en especial un señor llamado Vicente) debieron ponerme al final un altar con velas negras para ver si paraba de darles la turra con preguntas. Pero no adelantemos acontecimientos. Con mi test tenía pocas dudas, las demás llegaron cuando mis padres se lo realizaron también, y es que la página web tiene la opción de poder enviar tus datos crudos de otras compañías para que ellos los interpreten de nuevo, por 49 €. Así que envié sus datos crudos y los de mi pareja (otra vez la casa por la ventana, venga, de perdidos al río).

Los resultados, en vez de poder verse en la página web, los envían en PDF por correo electrónico. Al contrario que en anteriores compañías, en ésta no tienes cuenta, por lo que no puedes ver la compatibilidad entre tus familiares y tampoco hay otros servicios adicionales como creación de árbol genealógico, descarga de raw data, etc. 

Con el resultado de mis padres me surgieron muchas dudas, ya que yo tenía regiones que no salían en sus resultados, y tampoco entendía qué marcadores podían ser distintos de un antepasado que vivía en Cantabria a uno de Aragón a otro de Baleares, por ejemplo. Remitiéndonos al principio de esta entrada, se supone que, al menos a día de hoy, esto sería algo totalmente imposible. Sentí que esta compañía había arriesgado demasiado con tal abanico de posibles resultados. 
Lo divertido fue cuando vi los resultados de mi pareja, que le habían salido tantos lugares que, literal, no cabían en la hoja y no estaban. Pensé que se les había pasado y les contacté para que me volvieran a enviar el PDF completo, y lo que me respondieron fue que no podían hacer eso porque no caben todos en la hoja y tendrían que añadir otra nueva y al parecer no se podía hacer (¿?), así que me enviaron un Excel para que pudiera verlos todos. Me pareció un poco extraño, pero además ahí fue cuando comentó que habían unos cambiados porque habían actualizado la máquina y ahora sus resultados eran más precisos, a lo cuál pedí que me actualizaran los otros test para que fuera más fiable. Con lo que no contaron fue que, al tomarse su tiempo para actualizarlos y enviármelos a destiempo, me volvieron a enviar uno que ya estaba actualizado, de nuevo actualizado, y todo volvió a empezar. 

Entiendo que se vayan recogiendo nuevos datos y se actualicen las máquinas, todo correcto, pero que su máquina tenga como tres actualizaciones, que te cuenten, en cosa de cuatro meses dando resultados muy dispares de una a otra, hace desconfiar, y piensas en toda la gente que se realiza estos test y que nunca son informadas de estas actualizaciones, que, de nuevo, entiendo que es un coste y tiempo, pero cada X años podrían tener la cortesía de enviar un nuevo PDF actualizando a los más antiguos, y esto no lo digo solamente por esta compañía. 

La cuestión, que aquí van dos de las páginas de los tres test de mi padre, de más antiguo a más nuevo:

Saquen sus propias conclusiones. 

 

 

Qué hacer después

Si ya has sucumbido a alguna empresa que hace este tipo de test y tiene la opción de extraer tu raw data, puedes sacarle un poco más de partido subiéndolo a alguna de las siguientes páginas web: 

GEDmatch: página de investigación científica donde se obtiene acceso a diferentes modelos de análisis de ADN, así como la comparativa con otros usuarios. Bastante amplia y curiosa.

DNA.LAND: al igual que la anterior, enfocada en investigación científica, aunque con menos opciones. 

Genomelink: gracias a la recopilación de datos, te muestran parámetros sobre si eres propenso o no a ciertos aspectos físicos y psicológicos, aunque para verlos todos sí necesitas pagar. Es curiosa, pero la considero la menos fiable.

Si encuentro alguna otra la añadiré a la lista. Aún así, tened en cuenta que nada es gratis, y estas empresas se escudan muy bien en su letra pequeña.

 

 

Espero que la entrada haya sido de interés y ayude un poquito a vislumbrar qué beneficios nos aportan estos test y, al mismo tiempo, qué hay tras ellos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *