WHOLE 30 – PALEOSOP

No suelo plantearme metas al empezar el nuevo año, pero en éste decidí hacer una excepción, y ésta era la primera.

El reto se hizo en grupo y consistía en alimentarse durante un mes de forma paleo, pero enfocado para las mujeres que padecen SOP.

¿Te has quedado igual?

Voy a explicar un poco por encima qué es cada cosa.

¿Qué es PALEO?

No hay que ser muy listo para adivinar que se refiere a una dieta paleolítica, es decir, lo que se supone que los primeros sapiens comían y lo que es más beneficioso a nuestro cuerpo, pero, lógicamente, modernizado. Básicamente, se trata de no alimentarse con alimentos procesados, ni azúcares, lácteos, cereales, legumbres ni grasas trans.

En realidad, paleo no es una dieta, es un estilo de vida, y hay personas que se lo toman muy en serio, incluso en los ejercicios, llegando a montar gimnasios especializados en ello.

Existen muchos libros e información al respecto, pero no quisiera hacer esta entrada muy pesada, así que iré al lío con lo mío.

Pero hacer este reto no era lo suficientemente difícil para mí, así que me uní a un grupo con medidas más restrictivas y lo hicimos siguiendo las indicaciones del endocrino especialista Ludwig Johnson, y ésta es la tabla mágica:

paleosop

En el caso de nuestro grupo, hacíamos primavera hasta las diez de la mañana e invierno el resto del día. Tres comidas al día(aunque se puede picar algo si se tiene hambre, claro).

El día 1 nos pesamos y medimos pecho, cintura, cadera y muslo, y lo repetimos el día 30 para comparar.

Se recomienda, a parte de controlar la alimentación, tratar de evitar el estrés, dormir lo suficiente y hacer ejercicio, cosas que la menda se las pasó por el forro.

Puedes encontrar más información al respecto en la página de PaleoSOP.

¿Qué es SOP?

SOP son las siglas de Síndrome del Ovario Poliquístico. ¿Que qué es? Pues depende de a quién le preguntes. Muchos médicos y ginecólogos, por desgracia, no se reciclan en este campo, ignorando muchos de los síntomas y posibles soluciones para paliarlo(ya que este síndrome no tiene cura), y normalmente hacen creer a sus pacientes que lo único que pueden hacer es tomar pastillas anticonceptivas(es curioso que también se receten rápidamente cuando existen problemas de acné en adolescentes sanas…).

Por suerte, cada vez hay más docentes que tratan de darle la vuelta e investigarlo.
Aunque hay muchos, los principales síntomas son:

  • Períodos anormales – irregularidad menstrual
  • Pesadez/Aumento de peso/Aumento de peso repentino/Obesidad(el 50% de mujeres con SOP tienen o tendrán sobrepeso)
    · Adelgazar es extremadamente difícil
  • Quistes ováricos
  • Colesterol y triglicéridos
  • Resistencia a la insulina(entre el 70-80% de mujeres con SOP lo padecen)
  • Problemas de Tiroides(hipotiroidismo subclínico)
  • Infertilidad y/o abortos
  • Hirsutismo
  • Secreción de leche por los senos
  • Alopecia
  • Periodos dolorosos
  • Acné
  • Antojos/ansiedad extrema
  • Irritabilidad, nerviosismo extremo
  • Depresión

    En resumen: Tener SOP es tener un desorden hormonal que flipas.

Si te interesa el tema, puedes encontrar más información y enlaces externos en la página de AESOP.

Llegados a este punto, quizá te preguntes la relación entre esta alimentación y el SOP.
Ah… ¿No…? Bueno, pues responderé igualmente:

Está comprobado que el mejor tratamiento para el SOP no es otra cosa que la alimentación y el ejercicio, y dada la tendencia a tener RI, esta alimentación parece de las más idóneas.

Una vez explicado superficialmente qué es cada cosa y su relación, prosigo contando mi experiencia con el reto. No voy a mentir, ha sido MUY duro, al menos para mí, una carboadicta.

  • Primera semana: Es cuando se mete más la pata y aprendes a mirar TODAS las etiquetas de los productos. Sabía que se utilizaba azúcar en muchas cosas, pero no pensé que en TANTAS: Botes de zanahoria rallada, remolacha, gambas congeladas, jamón, pavo, pan… Parece una película de terror en la que nos quieren a todos gordos.
  • Segunda y tercera semana: El infierno en la Tierra. De verdad, se pasa una ansiedad horrible, habían momentos del día terribles. Lo que me animaba a seguir era el resultado que tuve tras la primera semana.
  • Cuarta semana en adelante: Todavía sentí ansiedad por algunos dulces y comidas, pero no era lo mismo, además de que apreciaba mucho más las comidas que me había estado preparando hasta ese momento.

 

RESULTADOS:

– Unos 3 kg. menos.

– 3 cm. de cintura, 2 cm. de cadera y 1 cm. de muslo menos.

– Piel visiblemente mucho más luminosa, bonita y menos grasa.

– Mejor aspecto en el cabello.

– Digestiones ligeras.

– Más ánimo y energía.

– Menos somnolencia.

– Menos pesadez.

– Menos dolores articulares.

– Más apetito.

– Sensación de que el cuerpo se ha desinflado(y se nota en la ropa).

– Noto mejor los sabores, sobretodo el dulce de las frutas.

Opinión personal: 

No sé si la alimentación paleo es la más sana o adecuada, posiblemente quede mucho por descubrir, y tampoco me gusta seguir ninguna filosofía al respecto. Sólo sé que me ha gustado y me ha ayudado con varios problemas de salud, por lo tanto, recomiendo al menos probarla.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *